En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



domingo, 29 de mayo de 2011

Caja negra - Pablo Sánchez




Esta novela recibió el XI Premio Lengua de Trapo, y no es difícil entender por qué. Es muy superior a la mayor parte de lo que circula por ahí. A ver si soy capaz de explicar los motivos:

El primero, el argumento: Raúl Garay, filólogo, escribe a lo largo de varios años una novela que un buen día se convierte en best seller, y él en un escritor célebre. Pero la fama y el dinero le duran poco; lo que tarda en ser acusado del plagio de una novelita publicada años antes, con la que la suya tiene sorprendentes coincidencias. El autor, Elías Betancourt, tiene todas las de ganar judicialmente, hunde al protagonista en la ignominia, y lo sustituye en los altares de la fama. Raúl Garay, por su parte, emprende un loco intento por solucionar el desaguisado y, posteriormente, conforme los negros nubarrones se confirman y su presente se diluye arrasando de paso su futuro, se dedica a perpetrar las más disparatadas venganzas, que culminan cuando ocultando su personalidad se convierte en el amante de la esposa de Betancourt, Miranda, una mujer a la que le falta una pierna.

Entre medio hay hechos que parecen explicar cómo las dos novelas llegaron a parecerse tanto. Por ejemplo la existencia de un personaje común, Loyola, una persona real, misteriosa y tan peligrosa que ni siquiera se la menciona en la disputa legal. Pero hay más, claro está: el inquietante misterio de cómo dos vidas distintas pueden conducir a una creatividad tan coincidente.

Raúl acaba enamorado de Miranda, y ésta de él. La tensión del desenlace es doble: ¿cómo reaccionará Miranda cuando se entere de que su amante es, en realidad, el rival de su marido, el hombre que ha tratado de vengarse de él por todos los medios siendo ella el último? Y por otra parte, ¿cómo reaccionará Betancourt? Y por encima de todo hay uno más, el que planea en todo el libro: ¿cómo pudieron llegar a coincidir tanto ambas novelas?

Hay, además, una pequeña curiosidad que se va acrecentando conforme avanza la historia: el dato de que está escrita en Francfort. Poco a poco va surgiendo la curiosidad por cómo el protagonista ha ido a parar allí. Aunque al final este “misterio” no sé si está a la altura del resto.

Esto, respecto a la trama. Pero además esta novela tiene otra cosa muy buena: el tono. Es entre irónico y doliente, el de alguien que se ríe amargamente de sí mismo, que se ríe por no llorar; un tono falsamente humorístico que hace muy amena la lectura. Unamos a eso un vocabulario rico, unas dosis de cinismo, de autoconfesión, cultura expuesta desde la pedantería del que se cree superior, y tendremos un personaje, el protagonista, caprichoso e inolvidable.

Merece la pena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario