En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.

lunes, 17 de junio de 2019

La luz fantástica – Terry Pratchett




              
              Soy más desastre que Rincewind. La prueba es que leí la segunda novela de la saga de Mundodisco hace unos meses y se me había olvidado contaros por aquí que La luz fantástica mejora, con mucho, la novela inicial de la saga, El color de la magia. Y es que La luz fantástica es más ordenada y la acción sigue un propósito más claro, lo que facilita su lectura.

              La novela comienza más o menos donde terminó la primera, con los principales personajes recién idos al diablo. Pero, cosas de la magia, hete aquí que el Mundodisco está en peligro porque las tortugas, ya se sabe, a veces van por donde no deben. Por ejemplo, hacia una estrella achicharrante.

              La solución no pasa por las vulgaridades que intentaríamos hacer en este sufrido planeta. En Mundodisco hay soluciones más sencillas, al menos teóricamente. La práctica, es otra cosa. Y es que pronunciar los ocho hechizos del Octavo es un tanto complicado, sobre todo cuando hay mucho mago dispuesto a aprovechar la ocasión para hacerse con el poder y cuando uno de esos hechizos está en la cocorota de un pringadillo como Rincewind quien, por una vez, se ve obligado a ser valiente.

              Así es como entre hechizos bastante menos poderosos y solemnes de lo esperado, entre héroes peculiares que ayudan a Rincewind y al turista Dosaflores, y en medio de toda suerte de prodigios que a menudo coquetean llevando al absurdo cuestiones propias de la literatura infantil, la trama va avanzando arrastrada por el constante alarde de humor e imaginación que encumbró a Terry Pratchett.

              Y ahí sigue cuatro años después de su muerte, en la cumbre, porque a pesar de lo estrambótico del Mundodisco, nos reconocemos en la crítica a las limitaciones y miserias del ser humano, que es lo que está detrás del humor de Pratchett.

              Eso sí, os aviso de que al terminar la novela sentiréis un poquito de pena.



miércoles, 12 de junio de 2019

Una revelación brutal – Loise Penny





               
                Three Pines es un lugar tan fantástico que bastan unas docenas de vecinos para que sobrevivan una librería de lance y un buen restaurante. Sin ser acaudalados, no parecen pasar hambre, y además entre ellos se cuentan algunos selectos representantes del mundo del arte.

                Un arte que, al igual que ocurría en la primera novela de Louise Penny que leí –también centrada en esta imaginaria localidad y también protagonizada por el inspector Armand Gamache- juega un papel relevante en la historia tanto por servir para caracterizar a alguno de los personajes como por estar en el centro de la intriga de este pacífico pueblecito donde, aunque todo el mundo es razonable, amable y estupendo, parece haber más asesinos que tenderos.

                Las primeras páginas se me han hecho un poco cuesta arriba. Reencontrarte no con un personaje sino con la plantilla entera de otra novela exige cierto esfuerzo de memoria que al principio lo mismo desorienta que satura. Sin embargo, pronto la historia adquiere una suave velocidad de crucero que se mantiene hasta el final en una lectura rápida, intensa y, en ocasiones, hasta ávida.

                La peculiaridad del argumento radica en dónde y cómo aparece el fiambre, por qué, quién diablos es el finado y, de ahí, a tratar de localizar a quien lo apioló. Uso palabras un poco frívolas aunque los personajes se lo tomen muy en serio, pero es que el lector no puede evitar sentir sorpresa seguida de cierto candor al advertir cómo en tan pacífica y chiquitita localidad proliferan los asesinados sin que por eso deje de ser vivida por todos los vecinos como una balsa de aceite. Ni siquiera toman medida alguna de protección ante el desconocido asesino que anda suelto. A eso hay que unir que, en razón de lo liliputiense de la localidad, cuando el inspector Gamache y toda la tropa que lo acompaña desembarca, se produce una insólita confusión entre investigadores e investigados, de modo que unos y otros comparten mantel e interrogatorios con toda «naturalidad». Aunque el mérito de la autora es, precisamente, la desaparición de las comillas: la naturalidad con la que se suceden situaciones e investigaciones cuyo parecido con la realidad es prácticamente nulo. No hay realismo, pero sí veracidad. Es lo que cabe exigir a la buena literatura, y en esta novela el dominio de la acción y los tiempos es magnífico.

                La autora juega con el lector proponiéndole, sin que él se dé cuenta, un conjunto de misterios a resolver. El primero y más evidente, quién es el asesino. Pero también su motivación para matar y para dejar el cadáver donde lo dejó. Enseguida se abre paso la necesidad de saber quién el finado y no digamos ya el deseo de conocer la misteriosa historia que parece tener tras de sí, mezclada, a su vez, con otra historia con visos entre mitológicos y fantásticos que explica… ¿qué? Lo dicho. Los misterios, muchos de ellos atractivos por cómo enlazan con ciertos enigmas históricos, se suceden y acumulan sin que el lector lo advierta de otro modo que a través de una creciente curiosidad y un creciente afán por seguir leyendo.

                Una novela que está lejos de ser arte, pero tan bien escrita y construida que no desmerece a ningún lector.




miércoles, 5 de junio de 2019

Mira por dónde, otra vez gracias







Pues eso, que muchas gracias. Ha terminado el periplo por Prime Reading de La terrible historia de los vibradores asesinos. Hace medio año tuvo el privilegio de ser seleccionada en los albores de este nuevo servicio de Amazon. Aunque no puedo saber el número de lectores que han conocido de esta forma a Ajonio, por cómo se ha movido la novela en los tops calculo algún que otro millar, lo cual es muchísimo para una novela que acaba de cumplir ocho años desde su publicación. Gracias a todos estos nuevos lectores. Espero que Ajonio les haya hecho sonreír. Las valoraciones que han realizado así lo indican.

Como no soy yo quien decide si mis novelas se ven en tal o cual promoción de Amazon, a partir de hoy las cosas han vuelto donde estaban: en ebook mis dos novelitas pueden comprarse por 2,99 euros cada una, y si se está suscrito a Kindle Unlimited pueden leerse gratis. En papel podéis pedirlas en cualquier librería, para lo cual es buena cosa recordar que están publicadas en Mira Editores.

Lo dicho: ¡Gracias!