En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



jueves, 2 de junio de 2011

Última salida para Brooklyn - Hubert Selby




No me extraña que este libro fuera censurado en su momento, porque todavía hoy resultan duras sus historias de travestis degradados y humillados, de prostitutas convertidas en miasmas, de machitos machistas, de mujeres frustradas y sometidas, de homosexuales saliendo del armario, de egoísmo rampante, de violencia cruel, un libro donde los protagonistas no perciben, ni remotamente, su envilecimiento.

Es, qué duda cabe, un buen libro. Pero no sé si es un libro para pasarlo bien, porque la mezcla de violencia y sordidez hace más desesperante todo. La violencia en literatura sólo es fácilmente soportable cuando la justicia es, al menos, una esperanza.

El libro narra una serie de historias con algunos personajes comunes, que pasan de protagonistas en unas a secundarios en otras. La mayoría toman como referencia –sucinta-, el bar El Griego, centro de reunión de la peor fauna del barrio. Es curioso que la ciudad, Nueva York, que apenas sale, haya sido tomada tantas veces como una especie de “resumen del mundo”. No me extrañaría que fuera intencionada la localización, para mostrar que el mundo no va más allá de nuestras propias narices, que la altura de miras no depende de dónde estamos, que no hay sitios mejores ni peores, sino personas mejores y peores. ¿Nueva York resumen del mundo? Esta historia está centrada en una cloaca donde siempre van las mismas ratas. Y la cloaca está en Nueva York como podría estar en una chabola de camellos en Madrid o en cualquier parte del mundo.

Lo mejor del libro es que el ser humano es, a menudo, tal y como se describe: conformista y mezquino en sus ambiciones cotidianas, aunque inexplicablemente vanidoso; egoísta y, por egoísta, de reacciones desproporcionadas; ruin, rastrero, miserable... Un monstruo al que para que haga monstruosidades sólo hay que dejar suelto sin ningún objetivo en la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario