En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



jueves, 16 de febrero de 2012

El beso de la sirena – Andrea Camilleri



          Hay que leer El beso de la sirena. No hay excusa porque es una novela tan corta que no requiere demasiado tiempo, y tan sencilla y clara que se lee sin ningún esfuerzo. Hay que leerla porque es una novela que tiene mucho en común con la música: afecta más al espíritu del lector que a su capacidad de comprensión, de tal manera que al final no queda tanto la historia como las sensaciones que produce.

            Vigáta, fin del siglo XIX. Gnazio, un pobre desgraciado, un buenazo a quien el mar infunde pánico, inicia en la infancia sus días de trabajo, esfuerzo y pobreza, para acabar emigrando a América, de donde regresa, ya cuarentón, con la intención de instalarse en su tierra, casarse, tener hijos, y al alcanzar la muerte ser enterrado bajo un olivo.

            Gnazio consigue hacerse con un puñado de hectáreas en una diminuta península, sobre la que pesa una suerte de leyenda negra, y edifica su propia casa de forma que no tenga vistas al mar. Comienza a cultivar, a cosechar y, en definitiva, a vivir tranquilamente, por lo que considera llegado el momento de casarse. Su problema es que no conoce a mujer alguna en la zona, por lo que recurre como intermediaria a una vieja curandera.

            La señora Pina le suministra, por fin, esposa: se trata de Maruzza, una mujer  buena y bellísima con un único problema: se cree sirena. Lo cual, dice la señora Pina, no es ningún problema siempre y cuando Gnazio esté dispuesto a aceptar sus extrañas costumbres. Así es como conoce a Maruzza y a la misteriosa bisabuela de esta, Minica.

            Lo que sucede a partir de ese instante, lo sabrá quien lea la historia: baste concluir que estamos ante una novela de gente buena, honesta e inocentona, que no tienen otra ambición que vivir cada uno su vida, sean humanos o sirenas. Una historia rebosante de humor y ternura, con un punto álgido de drama y emotividad, una historia entre la realidad y la fantasía.

Una lectura excelente para congraciarse con el mundo, y una demostración de cómo un autor puede hacer cosas muy distintas sin cambiar de estilo.



2 comentarios:

  1. Pues sí, hay que leerla. Además está en edición de bolsillo por poco dinero.

    ResponderEliminar