En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



miércoles, 14 de septiembre de 2011

La velocidad del amor. Match ball – Antonio Skármeta





    Un médico norteamericano asentado en Alemania, casado con una señora de buen ver y rica heredera, pasa sus días plácidamente sableando a los clientes a cambio de “consultas placebo” y jugando al tenis con su suegro. Pero un día el club de tenis ha sido cerrado para que entrene la joven promesa del tenis alemán: Shopie Mass, una quinceañera que vive por y para el tenis pero con un ojo, inevitablemente, “en la vida”. Una niña, además, que va a todas partes con su madre, una mujer bella que trata, a través de su hija, de recuperar la posición de una nobleza venida a menos.

    Raymond Papst, que así se llama el protagonista, queda inmediatamente prendado de la muchacha. Ya tenemos el cincuentón y la lolita; una lolita poco pudorosa y que, aparte de a tenis, no se sabe a qué juega, pues su vida sentimental oscila entre un joven español medio chiflado, de buena familia, que anda loco por ella y la sigue allá donde va, y el doctor Papst. ¿Está enamorada de él, se deja querer o lo utiliza? Esa es la solución que cualquier lector deberá buscar.

    Mientras tanto, entre seguir a la muchacha, dejarse manipular por ella, y tratar de quitar de en medio a su rival, el doctor Papst va tejiendo la red de su desdicha, de locura en locura, de ridículo en ridículo y de escándalo en escándalo.

    Es un libro entretenido, pero no brillante (me quedo con El cartero de Neruda o La boda del poeta), con algunos momentos donde cuesta dejarse llevar por la historia. El humor de Skármeta podemos buscarlo en dos elementos: por una parte, en los comportamientos estrafalarios que inducen las pasiones (y que vistos desde fuera más cerca están de la locura o del ridículo que de cualquier otra cosa), que son típicos en él, y, por otra, en el lenguaje del doctor Papst, narrador de la historia: un lenguaje con ínfulas de exquisito, correspondiente a un hombre de clase y cultura que, pese a la historia que narra, parece no tomarse muy en serio ni a la vida ni a sí mismo, a la vista de la ironía y la condescendencia con que juzga su propia vida. Un selecto bon vivant que narra con la misma elegancia y un pelín de cursilería la fortuna y los tortazos que le ha deparado la vida.



4 comentarios:

  1. me enkantaaa esteee libro

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta el autor, aunque me da que tiene altos y bajos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó el libro! me lo prestaron en la biblioteca, y me dejó un poco controversiada, por la actitud de la adolescente, pero más por el pobre doctor Papst.

    ResponderEliminar
  4. Lo bueno de los adolescentes, literariamente hablando, es que son tan imprevisibles que con ellos cualquier cosa es posible. ;-)

    ResponderEliminar