En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



domingo, 18 de septiembre de 2011

La dama de Cachemira - Francisco González Ledesma





   El inspector Méndez y su autor merecen un lugar más alto, en las letras españolas, del que tienen. Y no es que lo tengan malo, pero es que estas novelas son la prueba irrefutable de que la calidad literaria no está reñida con la novela “de género”.

   Y, mal que me pese, estas novelas son de género “negro”, aunque bien pudieran ser de humor (brillante e inteligente), porque pocas páginas hay en La dama de Cachemira que se puedan leer sin sonreír. No usa el típico humor nacido de las situaciones insólitas, sino el surgido de las miserias de cada uno. Un humor que ayuda a no tomarse muy en serio. Es decir, el mejor humor posible.

   Pero, al margen del humor, ya he dicho que estamos en presencia de una novela negra. Alguien se hace pasar por discapacitado para cargarse a una persona, tras robarle. ¿Cuál es el verdadero móvil? ¿Robar o matar? Lo sabrá quien siga leyendo.

   Como suele sucederle, Méndez no es el responsable de la investigación, pero “pasaba por allí” y dado que se desenvuelve en la mugre de los bajos fondos como rata en cloaca, de un sitio a otro entre miserias, secretos de alcoba y machismo rampante, consigue llegar a un final emotivo que añade a la historia una dosis de humanidad de la que carecen la inmensa mayoría de las novelas negras. Y es que es marca de la casa que los crímenes (y así suceden en la realidad) a menudo tienen causas que escapan a la comprensión de la mayoría.

   Quien no lea esta novela, se pierde algo bueno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario