En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



lunes, 3 de septiembre de 2012

No acosen al asesino - José María Guelbenzu



Magnífica novela donde en la primera página ya sabemos quién es el asesino, pero no sabemos por qué ha matado al viejo juez Medina, ni si alguien será capaz de averiguarlo y desenmascarar al asesino.
El suceso ocurre durante las vacaciones de verano, en una lujosa urbanización de un pueblecito cántabro.
El asesino, Carlos Sastre (difícil no imaginárselo con la cara del ciclista del mismo nombre) ha ido allí invitado por un matrimonio amigo, y se aloja en “La Cabaña”, una casita alquilada que forma parte de un complejo más amplio, propiedad de otro de los veraneantes en la zona.
El asesinato ha sido perfecto, al menos en teoría (aunque a medida que uno va leyendo novela negra se da cuenta de que los autores olvidan selectivamente las técnicas modernas de investigación), por lo que la juez Mariana, que se hace cargo del caso, anda bastante perdida.
La acción transcurre entre las opiniones de los miembros de la colonia, las reflexiones de la juez y las del propio asesino. Él mismo acaba transformándose en su peor enemigo. Y es que a veces el miedo conduce, precisamente, a caer de cabeza en aquello que se quiere evitar.
Aunque el ambiente, sobre todo al principio, es tan tenso que casi resulta desagradable (el lector no deja de ser un involuntario cómplice del asesino), la novela se lee muy bien. Los capítulos son muy breves, con lo cual se puede  permitir el lujo de que unos aporten algo a la trama y otros solo formen parte del decorado.
Congruentemente con hacer del miedo de unos y otros el motor de la acción, la novela finaliza con una explicación emocional. Al fin y al cabo, hasta los asesinos tienen sus razones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario