En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



lunes, 24 de septiembre de 2012

Suicidio perfecto – Petros Márkaris



   Suicidio perfecto es la tercera de las novelas de Márkaris protagonizada por el comisario Jaritos. De nuevo Grecia es el marco, esta vez en los años previos a las Olimpiadas, de nuevo el pobre hombre se pasa media novela sumido en el caos del tráfico ateniense, agudizado por las obras olímpicas, de nuevo la novela es casi un callejero, y de nuevo se deja ver a cada paso la idiosincrasia griega que está detrás de mucho de lo que ha ocurrido luego. Una idiosincrasia, por cierto, no demasiado lejana de la española.

   El argumento es muy atrayente: un conocido y reputado empresario se suicida en directo, en televisión, durante una entrevista. ¿Dónde está el crimen, si el hombre se ha suicidado? Aparentemente en ningún sitio. Pero Jaritos no lo tiene tan claro. Para liar la cosa, una organización de extrema derecha se atribuye haber inducido al suicidio al caballero.

   Pero el comisario está de baja (para ver los motivos, basta mirar la última página de la novela anterior) y su sustituto amenaza con quitarle el puesto con carácter definitivo. Esto, unido a las escenas matrimoniales y a la presencia del futuro yerno conforman el entorno laboral y familiar que también da color y humor a todas las novelas de este personaje.

   Pese a todo, Jaritos comienza a investigar a su aire; es decir irregularmente, porque está de baja, aunque con apoyo “extraoficial”. Sus pesquisas no le conducen, sin embargo, hacia donde el Gobierno desea, y todo comienza a irle mejor cuando las cosas comienzan a ir peor, en su propio decir: nuevos “suicidios perfectos” y unas extrañas biografías complican todo.

   Una lectura entre divertida y entretenida, con el típico humor gruñón del personaje, donde lo irreal del caso no mengua el interés, sino que lo acrecienta. Solo dos “peros”: el papel de las “biografías” y del “biógrafo” está un tanto traído por los pelos, y su situación en el asunto es más evidente para el lector que para los propios personajes durante bastantes páginas; y, sobre todo, el final: dar un final a la altura del comienzo era tarea complicada; tanto que creo que Márkaris no lo ha conseguido. Lo mejor, al igual que en las entregas precedentes, las agudas valoraciones sobre motivaciones e intenciones que a cada momento hace Jaritos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario