En este blog solo encontrarás reseñas de libros que en algún momento me ha apetecido leer. Ninguna ha sido encargada ni pedida por autores o editores, y todos los libros los he comprado. En resumen: un blog de reseñas no interesadas para que sean interesantes.



lunes, 16 de julio de 2012

El asombro viaje de Pomponio Flato – Eduardo Mendoza



Tras haber leído toda la saga disparatada menos El enredo de la bolsa y la vida (todavía no publicado cuando escribí esta reseña que ahora reviso para incluir en el blog), la verdad es que esperaba más de El asombroso viaje de Pomponio Flato, sobre todo teniendo en cuenta la inmensa talla del autor, y más después de que La aventura del tocador de señoras fuera, con mucho el mejor del famoso “detective loco”, como ahora se le ha dado en llamar, y después también de quedarme perplejo y admirado por la variedad de registros de Eduardo Mendoza. Pero las andanzas de Pomponio no son especialmente divertidas -aunque son divertidas-, y de todo, lo mejor es el recurso a los personajes bíblicos, comenzando por el mismísimo Jesús. Esto, y no otra cosa, es lo que salva la novela: tirando tan alto es como consigue parodiar las novelas históricas que tan de moda están desde hace años; novelas que sólo consisten, en muchos casos, en trasladar las historia de intriga tradicionales a un tiempo más o menos remoto o, alternativamente, en despejar una intriga remota y de alguna manera "histórica" en el tiempo presente.

Frente a la pompa y solemnidad con que la mayoría de los protagonistas de novelas históricas se enfrentan a los "misterios", Pomponio se limita a no ser consciente del mayor misterio de la historia occidental a pesar de tenerlo ante sus narices, y todo por andar ocupado en un asunto menor. El desenfado con que se manifiestan los personajes culmina la comicidad porque, y quizá es eso lo que me despista al juzgarla, así como en La aventura del tocador de señoras (y en las dos previas de la saga) o en Sin noticias de Gurb la parodia se basa en la exageración, en esta ocurre lo contrario: en presentar con simplísima llaneza las trivialidades de quienes más han condicionado la historia.

Vaya, que como he dicho al principio, sin duda condicionado por otras novelas del autor esperaba otra cosa, como si Mendoza no fuera capaz de sorprender de nuevo; aunque, si lo pienso, no sé qué más esperaba. ¿Cabe mayor parodia de la novela histórica que una novela con Jesús, San José y la Virgen ocupados con las chorradas terrenales sin que a nadie se le pase ni remotamente por la cabeza lo que vendrá después?

Ahora está ya en edición de bolsillo, bastante más barata que la original, que si ya entonces me pareció cara, tras leerlo me lo pareció algo más. Claro que estamos hablando de Mendoza, lo cual es una garantía.


2 comentarios:

  1. De Mendoza sólo he leído 'Sin noticias de Gurb', no tengo perdón :/

    ResponderEliminar
  2. Yo he leído muchas. "La verdad sobre el caso Savolta" es magistral. "La ciudad de los prodigios" es buenísima, pero menos. Y "Mauricio o las elecciones primarias" es buena, pero le falta algo. "El año del diluvio" también es buenísima.

    De las "divertidas", Gurb tiene una cosa curiosa: lee algunas cosas en voz alta y te reirás mucho más que leyendo normalmente. Haz la prueba, por ejemplo, con el final del "día 18" y verás. En el mismo tono es la de Horacio Dos.

    Y de las otras "divertidas", "El misterio de la cripta embrujada" está muy bien. "El laberinto de las aceitunas" parece algo más de trámite. Pero "La aventura del tocador de señoras" es genial. La última no la he leído todavía.

    A mí la verdad es que este hombre me acompleja, por la variedad de registros con que es capaz de escribir.

    ResponderEliminar